Drug War Chronicle

comprehensive coverage of the War on Drugs since 1997

Anuncio: ¡Ahora los feeds de agregación de contenido de la DRCNet están disponibles para SU página web!

¿Usted es un aficionado a la DRCNet y tiene una página web que le gustaría usar para difundir el mensaje con más fuerza que un único enlace a nuestra página puede lograr? Tenemos la satisfacción de anunciar que los feeds de agregación de contenido de DRCNet están disponibles. Tanto si el interés de sus lectores está en el reportaje investigativo como en la Crónica de la Guerra Contra las Drogas, el comentario corriente en nuestros blogs, la información sobre subtópicos específicos de la guerra a las drogas, ahora podemos darles códigos personalizables para que usted los ponga en los lugares adecuados en su blog o página web y actualicen automáticamente los enlaces al contenido de concienciación de DRCNet.

Por ejemplo, si usted es un gran aficionado a la Crónica de la Guerra Contra las Drogas y cree que sus lectores sacarían beneficios de ella, puede tener los titulares de la última edición, o una porción de ellos, apareciendo y actualizándose automáticamente cuando salga cada nueva edición.

Si su página web es dedicada a las políticas de marihuana, puede publicar nuestro archivo temático, con enlaces a todos los artículos que publicamos en nuestra página acerca de la marihuana – los artículos de la Crónica, las publicaciones en los blogs, el listado de eventos, enlaces a noticias externas y más. Lo mismo vale para la reducción de daños, la confiscación de bienes, la violencia del narcotráfico, los programas de trueque de jeringas, Canadá, las iniciativas electorales, casi cien tópicos distintos que rastreamos corrientemente. (Visite la portada de la Crónica, en la columna derecha, para ver la lista actual completa.)

Si a usted le gusta especialmente nuestra nueva sección del Bar Clandestino, hay contenido nuevo todos los días tratando de todas las cuestiones y usted puede poner enlaces a esas publicaciones o a subsecciones del Bar Clandestino.

Haga clic aquí para ver una muestra de lo que está disponible - por favor, fíjese que la extensión, la apariencia y demás detalles de cómo ello aparecerá en su página pueden ser personalizados para adecuarse a sus necesidades y preferencias.

Por favor, fíjese también que estaremos contentos en hacerle más permutas de nuestro contenido disponible bajo pedido (pese a que no podamos prometer cumplimiento inmediato de dichas solicitaciones ya que, en muchos casos, la oportunidad dependerá de la disponibilidad de nuestro diseñador web). Visite nuestro Mapa del Sitio para ver lo que está disponible actualmente – cualquier feed RSS disponible allí también está disponible como feed de javascript para su página web (junto con el feed de la Crónica que no aparece todavía pero que usted puede encontrar en la página de feeds relacionada arriba). Experimente nuestro generador automático de feeds aquí.

Contáctenos si quiere asistencia o infórmenos sobre lo que está relacionando y adónde. Y gracias de antemano por su apoyo.

Oportunidades de trabajo: Marijuana Policy Project, Washington

El Director de Políticas Federales debe ser un administrador estupendo y participativo, tener instintos políticos fuertes y sólida experiencia en relaciones políticas o gubernamentales y ser capaz de promover persuasivamente las metas de políticas del MPP.

La meta principal del cargo es aprobar leyes sobre la marihuana medicinal en el Congreso de los EE.UU., en tanto que se impide que malos proyectos de ley sean promulgados. Específicamente, las responsabilidades del Director de Políticas Federales son las siguientes:

  • Supervisar y administrar con eficiencia las labores de cabildeo directo del MPP en el Congreso, lo que incluye dirigir al Director de Relaciones Gubernamentales, que es el principal cabildero del MPP en el Congreso; y aconsejar al Director Ejecutivo sobre estrategia legislativa, inclusive tácticas para hacer progresar los proyectos de ley y combatir los malos proyectos;
  • Supervisar el trabajo de dos o más beneficiarios del MPP que estén trabajando para construir coaliciones intradistritales para presionar a miembros seleccionados de la Cámara de los Diputados de los EE.UU. para votar a favor de la legislación sobre la marihuana medicinal del MPP en el pleno;
  • Supervisar y administrar con eficiencia al Gerente de Campaña de Nuevo Hampshire del MPP, que está trabajando con todos los candidatos a la presidencia, tanto demócratas como republicanos, para que tomen posiciones positivas respecto del acceso a la marihuana medicinal;
  • Construir relaciones con los cuadros entre la base de apoyo del MPP y facilitar los contactos entre estos cuadros y los congresistas;
  • Administrar la campaña "Guerra contra el secretario antidroga" del MPP, lo que incluye coordinar las labores legales contra la intromisión del secretario antidroga de la Casa Blanca en los esfuerzos municipales y estaduales de reforma de las políticas sobre la marihuana.

Además, el Director de Políticas Federales administra la cantidad de trabajo para el departamento compuesto por cuatro personas (que también incluye a un practicante de jornada completa además de los empleados mencionados arriba), escribe contenido para las páginas web del MPP respecto a la legislación federal y redacta cartas modelo para que los abonados electrónicos las envíen a sus congresistas.

El Director de Políticas Federales depende del Director Ejecutivo.

Además de un salario competitivo, el cargo incluye plano médico completo y un paquete opcional de jubilación.

El cargo de Diseñador de Página Web exige el poder de trabajar excepcionalmente en un ambiente de campaña acelerado y de alta presión - y es una oportunidad excelente para que alguien meticuloso y trabajador se inmerja en el aspecto tecnológico de una organización de defensa sin ánimo de lucro exitosa y de regular tamaño.

La responsabilidad principal del Diseñador Web es mantener la presencia del MPP en la web. Esto incluye, pero no está limitado a planear, implementar y mantener las páginas web del MPP (inclusive instalar las páginas en un servidor, trabajar con el personal del MPP para diseñar la interfaz - incluso gráficos y elementos interactivos - e integrar las páginas con los sistemas de gerencia de contenido del MPP); mantenimiento general de la página web mpp.org y todas las otras páginas web relacionadas con el MPP (usando tecnología compatible con los padrones XHTML y CSS); investigar, recomendar e implementar tecnologías de red de punta para ayudar el MPP a alcanzar sus metas; monitorear e darles informes regularmente sobre la actividad en la red para todas las páginas web del MPP al director de tecnologías de información y comunicación, al jefe del personal y al director ejecutivo; llevar a cabo proyectos específicos cuando asignados en orden a desahogar la cantidad de trabajo en todo el departamento; y proporcionar ocasionalmente soporte técnico al personal del MPP cuando otros empleados de tecnología de la información no estén disponibles.

El MPP es una organización que usa bastante Apple, entonces tener mucha experiencia con Mac OS X y Mac OS X Server es esencial. Idealmente, el postulante estará a gusto trabajando y sosteniendo los sistemas, servidores y aplicaciones de Mac OS X.

La familiaridad y experiencia con desarrollar páginas web y aplicaciones usando JavaScript (W3C DOM, sin ningún buscador en específico), PHP, Perl, Python y otros lenguajes de secuencia de comandos y de programación son un punto positivo; hay mucha preferencia por postulantes que puedan demostrar habilidades en esta área.

El sueldo del administrador de red es de $40,000 a $50,000, dependiendo de la experiencia. Están incluidos el seguro medico y un paquete opcional de jubilación.

El Diseñador Web depende del Director de Tecnologías de la Información del MPP, que, por su vez, depende del Director Ejecutivo del MPP.

Para postular, por favor visite http://www.mpp.org/jobs/process.html y siga las instrucciones que están allí. Fíjese, por favor, que las entrevistas están siendo realizadas conforme son programadas y los individuos interesados son incentivados a postular muy deprisa ya que buscamos ocupar este cargo lo más pronto posible.

Con más de 21.000 miembros y 100.000 abonados electrónicos en todo el país, el MPP es la organización más grande de reforma de las políticas de drogas en los Estados Unidos. El MPP trabaja para minimizar el daño asociado con la marihuana - tanto el consumo de marihuana como las leyes que tienen el propósito de prohibir su uso - y cree que el daño más grande asociado con la marihuana es la reclusión. El MPP tiene 23 empleados en su oficina de DC, tres empleados en California, cinco en Mineápolis y uno en Nuevo Hampshire.

Oportunidad de trabajo: Harm Reduction Coalition, Oakland

El Especialista en Programa de Cambio de Jeringas será receptivo a las necesidades de asistencia técnica y entrenamiento de los Programas de Cambio de Jeringas de California y los Candidatos de las Jurisdicciones Sanitarias Locales deben poseer habilidades organizacionales, pericia en entrenamiento y asistencia técnica y experiencia práctica con el acceso comunitario a las jeringas. Se da preferencia a la experiencia con la organización comunitaria y la familiaridad con proveedores de servicios locales y comunidades. Los candidatos ideales son pensadores independientes altamente organizados con la capacidad de viabilizar sistemas y dinamizar la información a través de diversos proyectos. La HRC valoriza a candidatos con una fuerte ética de trabajo, sentido común, humor y compromiso con las cuestiones de los derechos humanos y de la justicia social.

El cargo está ubicado en Oakland, CA y el sueldo varía entre $43,000-46,000.

Los deberes incluyen coordinar las actividades relacionadas con el acceso a las jeringas, admisión de solicitudes técnicas y de entrenamiento y planes de nivel individual para el programa de cambio de jeringas carente; responder las solicitudes de entrenamiento y asistencia técnica en 48 horas; proporcionar asistencia técnica respecto de estrategias de implementación; desarrollar entrenamientos regionales, individuales y grupales; mantener relaciones con consultores y consultores contratados cuando necesario; participar de reuniones del personal y del programa; trabajar en tándem con los demás proyectos de la HRC para organizar y consolidar materiales, publicaciones, currículos y hojas informativas; y otros deberes cuando exigidos.

Para postular, por favor envíe su currículo y carta de presentación por fax a (510) 444-6977. No llame, por favor. El plazo final para las postulaciones es el 21 de julio de 2007, entonces, haga el favor de darse prisa si está interesado en el cargo.

Las personas de color, ex presos y gente con antecedentes de consumo de drogas son incentivados a postular. La HRC proporciona igualdad de oportunidades y ofrece un sueldo competitivo con beneficios de salud decentes.

La Harm Reduction Coalition (HRC) promueve la salud y los derechos humanos de las personas que consumen drogas defendiendo respuestas eficaces de las políticas para combatir el VIH, la hepatitis C, las muertes por sobredosis y la drogadicción. Desde su concepción en 1994, la HRC ha pasado de un pequeño grupo de activistas del cambio de jeringas preocupados con la prevención al VIH a líder de un movimiento de base que crece deprisa y molda las políticas actuales de drogas y salud pública hacia intervenciones prácticas y compasivas de reducción de daños. La HRC proporciona asistencia técnica, entrenamiento y construcción de instalaciones para apoyar los programas de cambio de jeringas, secretarías de sanidad y organizaciones comunitarias existentes en California. La meta es expandir el acceso a las jeringas en las áreas rurales y urbanas.

Semanal: Esta semana en la historia

13 de julio de 1931: La “Convención Internacional de Limitación de la Manufactura y Reglamentación de la Distribución de Drogas Estupefacientes” se reúne en Ginebra.

18 de julio de 1956: La Ley de Control de Estupefacientes/Daniel [Narcotics Control Act/Daniel Act] es aprobada, estableciendo sentencias mínimas obligatorias para infractores de la legislación antidroga.

14 de julio de 1969: El presidente Richard Nixon envía un mensaje al Congreso llamado "Mensaje Especial al Congreso sobre el Control de los Estupefacientes y las Drogas Peligrosas". El mensaje le pide al Congreso que promulgue legislación para combatir los niveles crecientes de consumo de drogas.

17 de julio de 1980: Financiados por rancheros ricos y capos bajo Roberto Suárez Gómez, los "Generales de la Cocaína" del "golpe de la cocaína" de Bolivia toman el poder. Después de pocos meses se sabe que dos de ellos, Pierluigi Pagliai y Stefano Delle Chiaie son terroristas derechistas de Propaganda Due (P-2) con presuntas matanzas en tres continentes, y otro, Klaus Altmann, es nadie más que el fugitivo nazi de guerra, Klaus Barbie, el Carnicero de Lyon. Barbie, que había matado a centenas de judíos, había evitado el proceso cuando los estadounidenses en la Alemania ocupada lo reclutaron como informante en 1947 e ingenió su fuga.

17 de julio de 1984: La Guerra Contra las Drogas y la Guerra Fría se chocan, cuando el Washington Times publica un reportaje detallando la infiltración exitosa del informante de la DEA, Barry Seal, en los operativos del cartel de Medellín en Panamá. El reportaje fue infiltrado por Oliver North y muestra el comprometimiento de los sandinistas nicaragüeños en el tráfico de drogas. Diez días después, Carlos Lehder, Pablo Escobar, Jorge Ochoa y José Gonzalo Rodríguez Gacha son incriminados por un gran jurado federal en Miami con base en las pruebas obtenidas por Seal. En febrero de 1986, Seal es asesinado en Baton Rouge, LA, por pistoleros contratados por el cartel.

13 de julio de 1995: El New York Times informa que la FDA ha concluido por primera vez que la nicotina es una droga adictiva que debería ser reglamentada.

13 de julio de 1998: La Associated Press informa que el secretario antidroga de los EE.UU., Barry McCaffrey, ha creado una polémica en los Países Bajos por su afirmación errónea de que "El índice de asesinato en Holanda es el doble del de los Estados Unidos", que él explica diciendo: "son las drogas". En verdad, el índice holandés de homicidios dolosos es menor que un cuarto del índice estadounidense. El embajador neerlandés responde: "Debo decir que creo que la oportunidad de sus comentarios - seis días antes de haber planeado una visita a los Países Bajos con la perspectiva de conseguir conocimiento en primera mano sobre las políticas de drogas neerlandesas y sus resultados - es bien asombrosa".

15 de julio de 1998: El secretario antidroga de los EE.UU., Barry McCaffrey, visita Suiza para encontrarse con los funcionarios responsables por las políticas de drogas y para ver el programa de distribución de heroína en primera mano. McCaffrey deja clara la preocupación del gobierno con el programa, observando que aunque dichas políticas puedan traer beneficios a corto plazo, los Estados Unidos piensan que a largo plazo probarán ser perjudiciales para el bienestar de la sociedad suiza.

17 de julio de 2001: La alcaldesa de Madison, Wisconsin, se manifiesta sobre la guerra a las drogas en su discurso Estado de la Ciudad. Ella dice: “En cuanto ciudad y en cuanto sociedad, necesitamos invertir más dinero en programas de prevención y, por lo tanto, menos en vigilancia policíaca y en el sistema de justicia penal... Ya es hora de que el país, el estado, la comarca y la Ciudad vean el abuso de drogas y alcohol como problema de salud pública. Desdichadamente, durante años el énfasis ha estado sobre la guerra contra las drogas – una tentativa de acabar con el consumo de drogas y el abuso de alcohol castigando a los consumidores/usuarios abusivos. Es una estrategia fracasada”.

19 de julio de 2001: El Washington Post informa que un informante confidencial de la Administración de Represión a las Drogas (DEA, sigla en inglés) comprometió docenas de procesos por todos los Estados Unidos al dar deposiciones falsas bajo juramento y esconder sus propios antecedentes penales, pero que la DEA siguió empleándolo durante 16 años a pesar del conocimiento detallado de su malhecho, de acuerdo con entrevistas, registros judiciales y un informe interno de la agencia.

19 de julio de 2001: En conjunción con una conferencia de dos días sobre el éxtasis dirigida por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, sigla en inglés), el senador Bob Graham (D-FL) presenta la “Ley de Prevención al Éxtasis de 2001” [Ecstasy Prevention Act of 2001]. Un análisis inicial del Center for Cognitive Liberty & Ethics (CCLE, sigla en inglés) muestra que este nuevo proyecto, aunque proponga generar más datos científicos sobre las consecuencias de la MDMA (éxtasis) a la salud, asigna más de 22 millones de dólares a más represión legal, propaganda mediática y la creación de un nuevo examen toxicológico para la MDMA.

16 de julio de 2003: La presidenta de las Filipinas, Gloria Arroyo, ordena quemas públicas semanales de drogas ilegales confiscadas por la policía y también la publicación de fotos de los narcotraficantes arrestados. "Vamos a poner un rostro e identificar a estas personas e involucrar al público en la caza", dice Arroyo.

Búsqueda en la red

el informe de la PBS sobre Alex Pluma Blanca y el caso sobre el cáñamo lakota

la entrevista de High Times con Carl Olsen, discutiendo su demanda federal recientemente interpuesta en busca de protección legal para el consumo religioso de marihuana, realizada por Jon Gettman

la edición del verano 2007 de The SSDP Voice

la edición de julio del Heroin Times

el informe de la NPR sobre suspender la prohibición de financiamiento del cambio de jeringas en DC

"Hard Road Home", Tony Papa sobre Julio Medina y la Exodus Transitional Community

la edición de verano de las Cannabinoid Chronicles

el relanzamiento de la página web de la LEAP

Barry Beyerstein: Hemos perdido a uno de los mejores

(reimpreso de The Trebach Report)

http://stopthedrugwar.org/files/beyerstein.jpg
el Prof. Barry Lane Beyerstein
Cuando digo uno de los mejores, lo digo letra por letra. Barry, que acabó de fallecer con la edad joven de 60 años, fue un académico espléndido, profesor, activista social y ser humano. Él era sabio, compasivo y bondadoso con todos con quienes se encontraba. En todos los años que lo conocí - casi mitad de su vida -, no logro acordarme de ninguna acción de su parte que no fuera dulce y solidaria y muy, muy sabia.

Mis pésames a su esposa, Susie, y a sus hijos, su hija Lindsay y su hijo Loren. Gracias a Ethan Nadelmann y Kevin Zeese por contarme esta noticia triste, pero importante.

He aquí mis reflexiones, algo serpenteantes, pero así me siento esta mañana – así y traumatizado y un poco enojado con los caprichos a veces crueles del destino.

Ha sido fácil seguir el progreso de Lindsay porque ella se ha vuelto una de la nueva generación de expertos en Internet o blogueros afiliados a Google, creo. ¿Por qué me acuerdo de esos años pasados, cuando una Lindsay mucho más joven intrigó a un académico que venía de Francia a hacer una visita porque el francés que ella aprendió en la escuela y en el cual era fluyente – era, bueno, clásico y un francés moderno raramente lo escuchaba? Barry y Susie se reían contenidamente mientras me contaban esa historia. Estoy seguro que no la he contado bien y espero que sea corregida pronto.

Conocí a él y su esposa Susie cuando participaban de uno de mis seminarios comparativos sobre las políticas de drogas en Londres en la Facultad Imperial. Esto debe haber sucedido a principios de los años 1980 o fines de los años 1970. Mi memoria no es de las mejores, pero me recuerdo muy bien que Bruce Alexander también estaba en el seminario. De todos modos, logro acordarme que en la asistencia estaban grandes profesionales canadienses y que nos quedamos todos en alojamientos estudiantiles en la Imperial en el corazón de Londres, o cerca del corazón. Fue una buena época y mantuvimos el contacto desde entonces. Para entonces estoy seguro que había completado mi primera monografía sobre políticas de drogas, “The Heroin Solution”. Cubría la historia comparativa del control de las drogas en los EE.UU. y el Reino Unido – y, por supuesto, la historia de la heroína. Pronto pasé a trabajar en el próximo, que trataba de la situación entonces corriente en los EE.UU., con un poquito de información comparativa sobre el Canadá y también, claro, acerca de Gran Bretaña. Quería llamarlo “The War on Us” [La guerra contra nosotros]. El epígrafe sería “Hemos conocido al Enemigo y somos Nosotros”. Estoy seguro que a Barry le gustó esa idea. Mi editor me convenció a intitularlo The Great Drug War. Aun hoy día, particularmente a mí no me gusta ese título. Lo que importa aquí es que podía contar con la reacción de Barry y también de Bruce a todos los giros en mi investigación y con su lectura de todo el manuscrito. ¡Qué dedicación y qué tremenda ayuda! Cité mucho a Barry en una nota a pie de página importante en ese libro.

Barry y Bruce fueron bien útiles cuando traté después del proceso de armar la Drug Policy Foundation, con la ayuda próxima constante de Kevin y mi esposa, Marjy. Tanto Barry como Bruce estaban en la Junta Consultiva y proporcionaran consejos maravillosos.

Mi familia consideraba la familia de Barry y Susie una extensión de la nuestra, aunque no nos mantuviésemos constantemente en contacto. Cuando nuestro hijo del medio, Paul, se casó con Joanne Hughes en Seattle, Barry y Susie estaban en la asistencia.

Los intereses de Barry iban mucho más allá de las políticas de drogas y más recientemente él estuvo muy involucrado en la arena escéptica/paranormal. Este campo va más allá de mi conocimiento y no puedo conversar sensatamente sobre ello. Sin embargo, anexaré enlaces a otros comentarios sobre él y planeo escribir más sobre él en el futuro próximo. También haré correcciones cuando alguien envíe informaciones que contradigan mi memoria incierta.

Al terminar esta memoria divagadora recuerdo una nota que Steve Jobs mandó en el sentido de que todos nos vamos a morir y que mientras estamos por aquí es mejor que vivamos nuestras vidas para que hagamos lo que está más próximo a nuestros corazones y nuestras almas y nuestro sentido de ética personal. Todo eso – y sin miedo, diría yo. De la vida o de la muerte. También diría que Barry hizo precisamente eso, todito.

Arnold Trebach

Canadá: Mayoría favorece legalización de la marihuana, pero arrestos siguen aumentando

Aunque una nueva encuesta muestre que la mayoría de los canadienses adultos es a favor de legalizar la marihuana y un sondeo de las Naciones Unidas demuestre que Canadá es uno de los países más marihuaneros del planeta, los arrestos por marihuana al norte están en alza. La mayoría de los observadores atribuye el incremento en los arrestos por marihuana a las fuerzas policíacas que ya no están más desanimadas por la perspectiva de despenalización inminente, como parecía suceder bajo el ex gobierno liberal.

En una encuesta Angus Reid realizada a mediados de junio, 55% de los entrevistados dijeron que la marihuana debería ser legalizada. Aunque el gobierno conservador del primer ministro Steven Harper haya rechazado la propuesta de despenalización de la marihuana presentada por los liberales cuando ellos estaban en el poder, sólo 38% estuvieron de acuerdo con esa política y 52% dieron su apoyo a la propuesta liberal que nunca fue promulgada.

(La encuesta también descubrió que hay poco apoyo a la legalización de cualesquiera otras drogas, con 9%, 8% y 7% a favor de la legalización de la heroína, cocaína y metanfetamina, respectivamente. Y aunque sorpresivos 71% favorecieran las sentencias mínimas obligatorias de prisión para grandes cultivadores de marihuana y narcotraficantes, sólo 37% eran a favor de eliminar los programas de reducción de daños como los cambios de jeringas y los locales de inyección segura.)

Esta semana, los periódicos canadienses publicaron una avalancha de artículos basados en el Informe Mundial sobre las Drogas de 2007 de la Oficina de la ONU Contra las Drogas y el Delito resaltando los altos niveles de consumo de marihuana en Canadá. De acuerdo con el informe de la ONU, los canadienses fuman cuatro veces más marihuana que el resto del mundo, y, ya que 16,8% de los adultos informan haberla consumido un año antes, Canadá tiene el quinto índice más alto de consumo, detrás solamente de Zambia (17,7% en 2003), Ghana (21,5% en 1998) y Papúa Nueva Guinea y Micronesia, que resultaron empatadas en el primer puesto con 29% cada en 1995.

El informe inspiró el National Post a pedir un cambio en las leyes sobre la marihuana del país en un editorial del miércoles francamente intitulado “Legalizing Pot Makes Sense” [Legalizar la marihuana hace sentido]. Tras observar que si Canadá tuviera índices de consumo de alcohol y tabaco cuatro veces superiores al promedio mundial, los resultados serían crudamente aparentes en los datos de enfermedad y mortalidad, se preguntó el Post:

“¿Pero dónde está la ‘huella’ de salud de nuestro amor a la hierba? Quizá esté escondida en nuestras estadísticas de productividad en el trabajo; seguramente, no parece tener ningún impacto ni sobre nuestra expectativa de vida ni sobre otros resultados sanitarios mensurables. A pesar de los índices aparentes de consumo desalentadoramente altos y a pesar de los riesgos de adulteración e intensificación que pueden ser esperados del estatus ilegal del cannabis, parecemos no estar haciéndonos ningún gran daño a partir de un largo experimento en la relativa tolerancia de la hierba.

“Éste es un dato revelador a favor del punto de vista de que la marihuana es fundamentalmente inocua cuando comparada con las drogas ‘históricas’ de abuso que gozan de amplia aceptación social y legal y un golpe contra aquellos que sostienen que es una ‘droga inicial’ para drogas más duras, visto que no hay nada en los datos de la ONU sobre esas drogas que sugiera que estemos iniciándonos en números particularmente grandes. Aparte de las consideraciones omnipresentes de comercio y turismo resultantes de ser un vecino de los EE.UU., parece que eso dejaría poquísimos motivos para haber un impedimento lógico contra la despenalización”.

Pero a pesar de los puntos de vista del Post y de numerosas comisiones y paneles parlamentarios, bajo el gobierno Harper, Canadá no va a tomar esa dirección. En vez de eso, la Canadian Press informó el martes que los arrestos por tenencia de marihuana habían saltado entre 20% y 50% en varias grandes ciudades canadienses el año pasado. Consecuentemente, ahora miles de canadienses tienen antecedentes criminales por un delito que pocos años atrás estaba a punto de ser extinto.

“Todos estaban esperando lo que iba a pasar... No habría más atascos en el sistema judicial con ese proyecto de despenalización allí. Cuando fue derrotado, diría que sucedió lo de siempre”, le dijo Terry McLaren, presidente de la Asociación de Jefes de Policía de Ontario, a The Canadian Press.

“Pueden acusar a más personas, pero no están cohibiendo a los jóvenes, no están invirtiendo fondos ni en la concienciación ni en la prevención. Los (conservadores) tienen una política muy regresista que está conforme con lo que los EE.UU. están haciendo en su supuesta guerra contra las drogas – lo que es un fracaso total”, observó la parlamentaria del Nuevo Partido Demócrata, Libby Davies.

Otro reformador de las políticas de drogas, el abogado y profesor de criminología, Eugene Oscapella de la Canadian Foundation for Drug Policy señaló que la regulación y la concienciación respecto de la salud pública han obtenido éxito en reducir el consumo de tabaco y alcohol donde la prohibición ha fracasado. “Al adentrar el siglo XXI, deberíamos ser más sensatos que darle una paliza de derecho penal al consumo de esta droga”, dijo. “No funciona, no ha funcionado, no hay perspectiva de que funcione un día. Con todo, seguimos haciéndolo”.

Y Canadá seguirá haciéndolo con tanto que los conservadores estén en el poder. Pero aun un cambio en el gobierno no quiere decir que habrá una reforma considerable en la legislación sobre la marihuana en Canadá. En el gobierno liberal anterior, pese a que todos los partidos, excepto los conservadores, apoyaran la propuesta de despenalización, el gobierno no la llevó a votación. De alguna manera, la mayoría de los canadienses que favorece la legalización necesita traducir ese apoyo en acción política.

Exámenes toxicológicos: Corte Suprema de Tennessee sostiene que consumo de marihuana fuera de servicio no es motivo para negar indemnización a trabajador

La Corte Suprema de Tennessee ha decidido que a un obrero de taller de estructuras metálicas cuyos dedos fueron aplastados en un accidente en el trabajo no se le puede negar los beneficios indemnizatorios laborales por consumo de marihuana fuera de servicio reconocido. Su empleador había buscado negar su reivindicación, discutiendo que él había infringido la política empresarial de lugar de trabajo libre de drogas y que su fumo de marihuana fuera de servicio había perjudicado su tiempo de reacción, causando la lesión.

La decisión ocurrió en Interstate Mechanical Contractors vs. Billy McIntosh, en el cual McIntosh prendió su mano izquierda en una prensa después que un nuevo empleado que él estaba enseñando a operarla prendió los rodillos mientras que McIntosh estaba arreglando un pedazo de metal. McIntosh perdió partes de sus dedos medio e índice. Mientras estaba hospitalizado, él sacó positivo para marihuana y admitió fumarla una noche antes de herirse.

La ley de lugares de trabajo libres de drogas de Tennessee supone que cualesquiera lesiones en un empleado que saque positivo para drogas ilícitas son causadas por el consumo de drogas, pero la ley también permite que los empleados presenten pruebas para rebatir esa suposición. McIntosh tuvo éxito en hacer exactamente eso. Pese a que un toxicólogo médico estadual atestara “que el nivel de THC en el metabolismo de McIntosh en el momento de la lesión habría perjudicado su tiempo de reacción”, tanto el colega de McIntosh como su capataz en el taller atestaron que él no parecía estar con los sentidos perjudicados. La lesión que él sufrió fue causada no por el fumo de marihuana, sino por un empleado inexperimentado, debatió McIntosh.

El tribunal de primera instancia estuvo de acuerdo, la empresa recurrió y ahora la Corte Suprema del estado ha sostenido el primer veredicto. “En este caso, las pruebas incontestables... eran de que no habría tiempo de reaccionar si una persona tuviera una mano próxima a un rodillo cuando estuviera prendido”, escribió el ministro William M. Barker en el fallo. “Los rodillos engancharon inmediatamente la mano de McIntosh. McIntosh no tuvo tiempo de reaccionar”.

Apúntenlo como victoria para los trabajadores.

Marihuana: Tribunal superior de California ratifica ley de “menor prioridad legal” de Santa Bárbara

El martes, un juez del Tribunal Superior de California rebatió una tentativa de la ciudad de Santa Bárbara de deshacer las políticas municipales ordenadas por los votantes de volver la imposición de las leyes contra el consumo de marihuana la menor prioridad legal de la ciudad. Los electores aprobaron la ley, conocida como Medida P, el noviembre último con más de 65% de los votos, pero funcionarios municipales recalcitrantes interpusieron una demanda contra la activista local Heather Poet, la defensora manifiesta de la iniciativa, en un intento de anular la medida.

La ciudad discutió que la ley debería ser revocada porque interfería en la imposición de la ley estadual y federal sobre la marihuana, pero el juez Thomas Anderle discordó, sobreseyendo el caso. “Nada en [la Medida P] prohíbe la imposición de la ley estadual... Los oficiales de la policía aún pueden arrestar a aquellos que infrinjan las leyes de tenencia de drogas en su presencia. Los electores simplemente los han instruido que tienen trabajo de mayor prioridad que hacer”, dijo él en su fallo. “Santa Bárbara está libre para negarse a imponer los estatutos penales federales”, añadió. “De hecho, la Décima Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos prohíbe el gobierno federal de emplear ‘a su servicio – y sin ningún costo para sí – a los policías de los 50 estados’”.

El juez Anderle también citó la prohibición de demandas estratégicas contra la participación pública (SLAPP, sigla en inglés) de California, que impide a los funcionarios procesar a individuos por sus actividades políticas. Pese a que la ciudad afirmara en los documentos judiciales que procesó a Poet sólo porque necesitaba a alguien contra quien interponer una demanda para cuestionar la ley, Anderle descubrió que el pleito se originó de “su derecho constitucional a participar del proceso de formular leyes”, y, por lo tanto, infringía la ley acerca de las demandas SLAPP.

“La decisión de hoy día es una gran victoria para el proceso democrático y una afirmación resonante del derecho de los electores a quitar la prioridad de la represión a la marihuana”, dijo Adam Wolf, abogado del Proyecto de Reforma de la Ley sobre las Drogas de la ACLU, que representó a Poet en los trámites y presentó la solicitud de sobreseimiento exitosa. “El pueblo de Santa Bárbara preferiría que las fuerzas de seguridad locales se concentraran en combatir la delincuencia de verdad a fiscalizar el consumo de marihuana. La decisión de hoy día confirma que los votantes pueden tomar esta decisión fundamentalmente local respecto de la seguridad de su comunidad”.

“Fue aterrador ser procesada por mi propio gobierno y por un instante fugaz me hizo sentir que quizá no debiera haberme involucrado en el proceso democrático”, dijo Poet. “Pero esta decisión me prueba que sí tenemos una voz y que nunca deberíamos tener miedo de usarla. También afirma que la gente en Santa Bárbara y por todos los Estados Unidos puede proteger a sus comunidades haciendo que la policía se centre en la verdadera delincuencia en lugar de las infracciones por marihuana”.

La Medida P hace “investigaciones, citaciones, arrestos, confiscaciones de propiedad y procesos por infracciones adultas por marihuana, en que se tenía miras al consumo adulto personal, la menor prioridad legal de la ciudad de Santa Bárbara”. Por lo menos seis otras jurisdicciones californianas han promulgado iniciativas de menor prioridad legal como parte de un esfuerzo general para acabar con la prohibición de la marihuana en el estado.

El debate sobre las drogas: Alcaldes estadounidenses instan “Un nuevo balance” y un abordaje de salud pública a las políticas de drogas

A fines del mes pasado, la Conferencia de Alcaldes de los EE.UU., reuniéndose en su convención anual en Los Ángeles, aprobó una resolución histórica que hace que los principales servidores municipales electos de los Estados Unidos se manifiesten instando una reconsideración fundamental de las políticas de drogas del país. Los alcaldes pidieron un abordaje de salud pública al uso y abuso de drogas y “un nuevo balance” para evaluar cómo y si las políticas de drogas reducen los daños asociados con las drogas y el esfuerzo de la sociedad para tratar de ellas.

La Conferencia de Alcaldes de los EE.UU. representa a más de 1.100 alcaldes de ciudades con población superior a 30.000 habitantes. El grupo no afiliado desempeña un rol significativo en la defensa y la instauración de políticas urbanas nacionales. Las resoluciones aprobadas en sus convenciones se vuelven las políticas oficiales.

La resolución acerca de las políticas de drogas, "A New Bottom Line in Reducing the Harms of Substance Abuse" [Un nuevo balance en la reducción de los daños del abuso químico], fue presentada por el antiguo defensor de la reforma de las políticas de drogas, el alcalde Rocky Anderson de Salt Lake City. Fue adoptada tras debate en la convención.

Después de una larga serie de “en tanto ques” en la cual la resolución recita una ahora familiar letanía de los fracasos y excesos de la guerra a las drogas – el enorme número de presos de la guerra las drogas, la falta de dispendios en el tratamiento químico, el fracaso de los programas caros de represión legal en afectar el precio y la oferta de las drogas, los impactos raciales diferenciales, la ineficacia de la secretaría antidroga, el tremendo número de arrestos a la cara de los delitos de sangre en alza –, la resolución va al grano:

“La Conferencia de Alcaldes de los Estados Unidos cree que la guerra contra las drogas ha fracasado y pide un Nuevo Balance en las políticas de drogas estadounidenses, un abordaje de salud pública que se concentre más completamente en reducir las consecuencias negativas asociadas con el abuso químico, en tanto que asegura que nuestras políticas no exacerben estos problemas ni creen nuevos problemas sociales de su parte; que establezca objetivos cuantificables de largo y corto plazo para las políticas de drogas; que ahorre el dinero del contribuyente; y que responsabilice las agencias estaduales y federales”, resolvieron los alcaldes. “Las políticas estadounidenses no deberían ser medidas solamente en los niveles del consumo de drogas o en el número de personas presas, sino, más bien, en la cantidad de daño relacionado con las drogas reducido”.

Los alcaldes identificaron una serie de objetivos específicos para las políticas que ellos apoyaron, incluso:

  • Proporcionar más acceso al tratamiento del abuso químico disponible, como programas con metadona y demás terapias de mantenimiento;
  • Eliminar la prohibición federal de financiar los programas de acceso a jeringas esterilizadas;
  • Establecer políticas locales de prevención a la sobredosis; y
  • Dirigir un porcentaje más grande de la financiación de la guerra a las drogas a evaluar la eficacia y la responsabilidad de los programas actuales.

Aunque los alcaldes no pidan explícitamente un fin al régimen de prohibición de las drogas ni un fin a la prisión de los usuarios de drogas, la resolución identificó el gran número de infractores de la legislación antidroga entre rejas y las disparidades raciales creadas por la imposición de la ley sobre las drogas como ejemplos de “daño relacionado con las drogas”.

“Claramente, los alcaldes están señalando la seria necesidad de reforma en las políticas de drogas, una cuestión que figura en importancia entre los asuntos más serios del día”, dijo Daniel Abrahamson, director de asuntos legales de la Drug Policy Alliance.

El régimen de prohibición de las drogas parece estar cada vez más vacío y podrido por dentro. La resolución adoptada el mes pasado por la Conferencia de Alcaldes de los EE.UU. es más un indicio de que lo que ya fue un pensamiento marginal ahora está deviniendo la corriente principal.

Marihuana medicinal: Rudy Giuliani dice que no

Rudy Giuliani, el aspirante republicano a la presidencia, rechazó la marihuana medicinal cuando indagado sobre ello en una parada de campaña el martes, diciendo que, en realidad, sus defensores sólo quieren legalizar la hierba. El comentario no fue una gran sorpresa, dados los pronunciamientos anteriores del ex alcalde de la Ciudad de Nueva York sobre el asunto.

“Creo que el esfuerzo de intentar volver la marihuana disponible para fines medicinales es en verdad una manera de legalizarla. No hay razón para eso”, dijo Giuliani durante un aparente cabildo en el Instituto Técnico de Nuevo Hampshire. Él añadió que eso no era necesario. “Se puede lograr todo lo que se quiera lograr sin la marihuana, probablemente mejor aún. Hay analgésicos muy superiores a la marihuana”, dijo.

De acuerdo con el Granite Staters for Medical Marijuana (GSMM, sigla en inglés), un grupo de apoyo auspiciado por el Marijuana Policy Project que busca sacar provecho del rol fundamental de Nuevo Hampshire en la primaria presidencial para hacer que los candidatos se pronuncien respecto de la marihuana medicinal, Giuliani nunca ha dicho nada favorable sobre la marihuana medicinal. Eso lo pondría al costado de los demás contendientes republicanos de primer escalón, de entre los cuales sólo el senador John McCain ha hecho los comentarios más tibios sobre los “derechos de los estados” cuando inquirido acerca de la cuestión. El ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, simplemente empieza a hablar de la marihuana en cuanto droga inicial cuando le hacen preguntas sobre eso.

El campo demócrata ha sido mucho más amigo de la marihuana medicinal, ya que ningún candidato la ha repudiado francamente y diversos se manifestaron diciendo que acabarían con los allanamientos federales contra los pacientes y proveedores de marihuana medicinal en los estados en que ella es legal. El diputado Dennis Kucinich ha declarado ser un defensor enérgico de la marihuana medicinal, en tanto que el ex senador Mike Gravel simplemente quiere legalizar las drogas.

En la agremiación republicana, el diputado Ron Paul es un fuerte partidario, y, algo sorpresivamente, el diputado Tom Tancredo, generalmente conocido por su posición contra la inmigración ilegal, ha votado consistentemente a favor de la enmienda Hinchey-Rohrabacher, que impediría el uso de fondos federales para allanar a pacientes y proveedores.

Para un vistazo a las posiciones y pronunciamientos de los candidatos, visite las páginas del guía electoral del GSMM.

Semanal: Las historias de policías corruptos de esta semana

El encanto del Oxycontin (y de sus lucros) engancha a dos policías, un ayudante no logra quitar sus patas de la metanfetamina y una policía de Carolina del Sur es acusada de narcotráfico. Sólo más una semana en la guerra a las drogas. Vamos a ello:

En Louisville, Kentucky, un sargento de la policía de Lebanon Junction fue arrestado el 25 de junio por acusaciones de haber planeado vender Oxycontin. El sargento Daniel Carr, 33, y su enamorada fueron ambos arrestados por agentes de la DEA por acusaciones de asociación delictuosa para tener con la intención de distribuir el popular analgésico estupefaciente. Los funcionarios federales dijeron que los arrestos sucedieron después de una investigación de meses de duración que resultó en diversas compras de la droga de un informante, culminando en una tentativa final de compra que terminó con la prisión de los dos. Carr, un oficial de la ley en carrera, fue despedido inmediatamente tras la detención. Su enamorada y él pueden recibir 20 años en prisión federal.

En Newark, Nueva Yérsey, un ex agente de Newark fue sentenciado a casi siete años en prisión federal el 26 de junio por su rol en un esquema de distribución de Oxycontin. John Hernández, 37, se confesó culpable en septiembre de un cargo de asociarse delictuosamente para tener la droga con la intención de distribuirla. Según los funcionarios federales, Hernández vendió más de 3.000 de las pastillas entre septiembre de 2004 y septiembre de 2005. Su abogado defensor dijo que Hernández compró las pastillas legalmente para lesiones contraídas en el trabajo, pero que fue persuadido a venderlas por otro oficial de la policía de Newark quien también ha sido acusado en el caso, pero que ha estado cooperando con las autoridades. Hernández debe comparecer a la prisión federal hacia el 23 de julio.

En Deming, Nuevo México, un ex ayudante del sheriff de la Comarca de Luna recibió un año de libertad vigilada por robarse metanfetamina de un chofer. El ex ayudante Tommy Salas se confesó culpable el 25 de junio de un cargo contraventor de tentativa de tenencia de metanfetamina tras ser arrestado en julio de 2006 por quedarse con la droga de un conductor en una batida sin incluirla en el registro. Salas, que había estado de pase desde su arresto, dimitió de su cargo el 02 de julio como parte del acuerdo de confesión, con su abogado diciendo que “él necesita seguir adelante”.

En Lake City, Carolina del Sur, una oficial de la policía de Lake City fue acusada el 02 de julio de narcotráfico y de otros delitos. La oficial Shanita McKnight, 34, cayó después de una investigación del FBI, de la División Estadual de Represión Legal y de la Jefatura de Policía de la Comarca de Florence. Ella también es acusada de extorsión y puede recibir de 10 años a prisión perpetua por los cargos de delitos de drogas. Se han divulgado pocas informaciones además de ésas.

Reacción: ¿Usted lee la Crónica de la Guerra Contra las Drogas?

¿Usted lee la Crónica de la Guerra Contra las Drogas? Si sí, nos gustaría escucharlo a usted. La DRCNet necesita dos cosas:

  1. Estamos entre donaciones al boletín informativo y eso vuelve nuestra carencia de donaciones más apremiante. ¡Es gratis leerla Crónica de la Guerra Contra las Drogas, pero no producirla! Haga clic aquí para hacer una donación con tarjeta de crédito o PayPal o para imprimir un formulario a fin de mandarlo por correo.

  2. Por favor mande citas e informes sobre de qué manera usted aplica nuestro flujo de información, para uso en futuras propuestas de donación y cartas a financistas o posibles financistas. ¿Usted usa la DRCNet como fuente para hablar en público? ¿Para cartas al editor? ¿Le ayuda a conversar con amigos o socios sobre la cuestión? ¿Investigación? ¿Para su propia instrucción? ¿Ha cambiado de opinión sobre cualesquier aspectos de las políticas de drogas desde que se subscribió o ha sido inspirado a involucrarse en la causa? ¿Usted reproduce o republica partes de nuestros informativos en otras listas o en otros informativos? ¿Tiene cualesquiera críticas, reclamaciones o sugerencias? Queremos escucharlas también. Por favor mande su respuesta – ya está bien una o dos frases; sería estupendo tener más también – mándele un correo-e a borden@drcnet.org o responda a una dirección electrónica de la Crónica o use nuestro formulario electrónico de comentario. Háganos el favor de informarnos si podemos reproducir sus comentarios, y, en caso positivo, si podemos incluir su nombre o si desea seguir anónimo. IMPORTANTE: Aun si usted nos ha dado este tipo de reacción antes, sería útil tener su reacción actualizada ahora también - ¡necesitamos saber qué piensa usted!

Más una vez, por favor, ¡ayude a mantener la Crónica de la Guerra Contra las Drogas viva en esta época importante! Haga clic aquí para hacer una donación electrónica o envíe su cheque o giro postal a: P.O. Box 18402, Washington, DC, 20036. Haga su donación a nombre de la Fundación DRCNet para hacer una donación deducible de impuestos a la Crónica de la Guerra Contra las Drogas - acuérdese si escoge una de nuestras primicias gratuitas que reducirán la parte de su donación que es deducible de impuestos – o haga una donación no deducible a nuestro trabajo de cabildeo – en línea o a través de cheque pagadero a la Red Coordinadora de la Reforma de las Políticas de Drogas en la misma dirección. También aceptamos contribuciones en valores – mándele un correo-e a borden@drcnet.org para las informaciones necesarias.

Solicitud: Hay una victoria en obras, con su ayuda

Años de trabajo han dejado la DRCNet y nuestros aliados próximos de una victoria histórica en el Congreso. Desde 1998, la DRCNet ha hecho campaña por la revocación de una ley infame, de autoría del congresista antidroga Mark Souder, que retrasa o niega ayuda financiera federal a estudiantes en potencial a causa de condenaciones por delitos de drogas. Ayer, un comité del Senado de los EE.UU. aprobó un proyecto de ley que, entre otras cosas, tacharía la “pregunta sobre las drogas” del formulario de ayuda financiera federal – no es una abrogación total, pero está próximo de ser – la lucha no se ha terminado, a pesar de todo, y necesitamos sus donaciones para ayudarnos a terminar el trabajo.


El último trabajo de la DRCNet para ocasionarlo incluye organizar pliegos de reclamos bajo la pancarta de la Coalition for Higher Education Act Reform (CHEAR, sigla en inglés), inclusive uno enviado a los senadores de los EE.UU. y firmado por 120 organizaciones, incluso muchos de los grupos más grandes de apoyo del país. Fundamos la CHEAR en 1999 – pocos meses después que la ley fue aprobada, pero antes de entrar en vigor – y la hemos aumentado desde entonces – ella es sólo una parte del esfuerzo multifacético que hemos hecho para traer las cosas a este punto. (Visite http://www.raiseyourvoice.com para saber más.)


 


Sus donaciones nos ayudarán a hacer más presión los próximos meses para proteger esta victoria y para que se convierta en algo aún más grande – la revocación total de una ley federal sobre las drogas, algo que no ha sucedido en los EE.UU. desde 1970. Y sus donaciones transformarán esta campaña que ya es exitosa en algo más grande encargándose de más “consecuencias colaterales” de la guerra a las drogas -- movilizar los grupos con que ya hemos trabajado para anular prohibiciones parecidas en la ley sobre la previdencia, la vivienda y las elecciones, para hacer que las leyes sobre las penas cambien y más. Hemos estado “dejando los pies en la calle”, yendo a lugares en que necesitamos estar para encontrar a los colaboradores que necesitamos para este esfuerzo expandido y necesitamos sus donaciones para que paguemos las horas del personal a fin de que siga y ponga esas relaciones para funcionar.


 


Entonces, por favor, haga una donación generosa a la DRCNet hoy día para apoyar esta campaña y ayudarnos a llevarla al próximo estadio. Visite http://stopthedrugwar.org/donate para hacer una donación electrónica o envíe su cheque o giro postal a: DRCNet, P.O. Box 18402, Washington, DC 20036. Las donaciones a la Drug Reform Coordination Network o la Red Coordinadora de la Reforma de las Políticas de Drogas para apoyar nuestro trabajo cabildero no son deducibles del impuesto de renta. Las donaciones deducibles para apoyar nuestro trabajo de concienciación pueden ser hechas a nombre de la Fundación DRCNet en la misma dirección. También podemos aceptar contribuciones en valores – mándele un correo-e a borden@drcnet.org para obtener las informaciones necesarias. Gracias de antemano por su apoyo.


 


Atentamente,


 



David Borden, Director Ejecutivo


P.O. Box 18402


Washington, DC 20036


http://stopthedrugwar.org


 



 


 


 


 


 


 


rueda de prensa de 2002 que la DRCNet organizó para la CHEAR, con diez congresistas participando.

Semanal: Blogueando en el Bar Clandestino

Junto con nuestro reportaje investigativo de la Crónica, desde el verano pasado la DRCNet también ha estado proporcionando contenido diario en la forma de blogueo en el Bar Clandestino Stop the Drug War, así como enlaces a las Últimas Noticias (esquina inferior izquierda) y más informaciones. ¡Chequee la DRCNet todos los días para estar al corriente de la reforma de las políticas de drogas!

http://stopthedrugwar.org/files/flapper1-arbizu.jpg
foto de bar clandestino, con las chicas (por cortesía de arbizu.org)

Esta semana:

Scott Morgan nos trae: "It's Time for the Drug Czar to Resign" [Ya es hora de que el secretario antidroga dimita], "Sen. Coburn Thinks Police Should Shoot Drug Suspects in the Back" [El senador Coburn cree que la policía debería disparar contra sospechosos de delitos de drogas por la espalda], "Clinton Promises to End Federal Raids on Medical Marijuana Dispensaries" [Clinton promete terminar los allanamientos federales contra los dispensarios de marihuana medicinal], "Showtime's ‘In Pot We Trust’ is a Must-see" [Hay que ver “En la marihuana confiamos” de Showtime], "The Difference Between Pot Growers and Terrorists" [La diferencia entre cultivadores de marihuana y terroristas], "Rudy Giuliani's Position on OxyContin and Pain Management Is Correct" [La posición de Rudy Giuliani sobre el Oxycontin y la terapia del dolor está correcta], "David Murray Lies About Steve Kubby's Position on Medical Marijuana" [David Murray miente sobre la posición de Steve Kubby respecto de la marihuana medicinal] y "Drug Czar Says Pot Growers are 'Terrorists'" [El secretario antidroga dice que los cultivadores de marihuana son “terroristas”].

Phil Smith opina "When Oversight Means Oversight: Waxman Goes After Walters for Politicizing His Office" [Cuando la supervisión es en serio: Waxman persigue a Walters por politizar su gabinete] y observa cómo "Rudy Hates Pot Smokers (Especially Black and Brown Ones) More Than He Likes Effective Policing"
[Rudy odia más a los fumadores de marihuana (especialmente los negros y morenos) que le gusta la vigilancia policíaca eficaz].

David Borden comenta que "You know the drug war's been lost when they're growing marijuana right outside the DEA's office..." [Se sabe que la guerra a las drogas ha sido perdida cuando están cultivando marihuana justo afuera de la oficina de la DEA...] y discute "Hurwitz Receives Lesser Sentence Second Time Around, Could Be Free in 17 Months” [Hurwitz recibe una sentencia menor de la segunda vez y puede estar libre en 17 meses].

David Guard también ha estado ocupado publicando una plétora de notas de prensa, alertas, listados de empleos y otros artículos interesantes republicados de muchas organizaciones aliadas alrededor del mundo en nuestro feed activista "In the Trenches".

Únase a nuestras Bitácoras del Lector aquí.

Gracias por leer, y escribir...

Queremos perdones: Petición para salvar el legado de Bush persuadiéndolo a perdonar a miles de infractores no violentos de la legislación antidroga

(Por favor, haga clic aquí para enviar una copia de esta petición en su propio nombre al presidente Bush, al vicepresidente Cheney y a su Diputado y Senadores si vive en los EE.UU.)

¡No perdone solamente a Scooter Libby y
pavos de Acción de Gracias, presidente Bush!

Nosotros, los signatarios, le pedimos que salve su legado liberando a miles de infractores no violentos de la legislación antidroga de la prisión federal antes que deje el cargo. No tomar dicha medida lo condenará a pasar a la historia como hipócrita.

Diferentemente del presidente Clinton, usted no puede señalar antecedentes de misericordia con relación a las personas atrapadas en el sistema de justicia penal. Aunque los antecedentes totales de Clinton en la justicia penal no hayan sido indulgentes, él sí conmutó las sentencias de 63 personas, la mayoría de las cuales no era ni rica ni poderosa, inclusive las de 29 infractores no violentos de la legislación antidroga.

Por el otro lado, usted conmutó las sentencias de apenas tres personas antes de ayudar a Scooter Libby, una a cada dos años. Usted ha perdonado cuatro veces más pavos de Acción de Gracias que personas reducidas a prisión.

Peor aún, en 2003, su fiscal general, John Ashcroft, expidió normas que exigían que los fiscales federales siempre buscaran la máxima cantidad posible de tiempo de prisión para los reos, salvo los permisos para excepciones limitadas.

Indubitablemente, la medida que hemos pedido será polémica, pero usted tendrá defensores de todo el espectro político. Los defensores asistirán su personal en encontrar casos adecuados - reabrir casos que usted rechazó anteriormente daría al proyecto un buen inicio. Sin lugar a dudas, las peticiones de clemencia empezarán a llegar así que usted divulgue la noticia. Usted puede responder a los críticos diciendo que necesitamos reasignar nuestros recursos a la seguridad nacional. Y eso será coherente con la simpatía que usted ha expresado en el pasado, con base en sus experiencias personales, por gente que ha luchado contra el abuso químico.

En el país que es el principal carcelero del mundo, que prende un porcentaje mucho más grande de su población que cualquier otro país y todavía se llama “la tierra de los libres”, el presidente que ayuda a revertir ese cuadro será reconocido por ello al final. De hecho, las leyes “duras con la criminalidad” que nos han traído a esta situación fueron promulgadas principalmente por razones políticas. Por favor, perdone o conmute las sentencias de miles de infractores no violentos de la legislación antidroga; por favor, rescinda la directriz susodicha de Ashcroft; renuncie a su apoyo a la guerra a las drogas (por lo menos en su forma actual); y pídale al Congreso que revoque las sentencias mínimas obligatorias y autorice una revisión total de la mayor parte de las normas federales de condenación.

Usted tiene un año y medio para probar que hay justicia para todos – no sólo para sus amigos. ¿Usted está a la altura? La historia está viendo.

(Por favor, haga clic aquí para enviar una copia de esta petición en su propio nombre al presidente Bush, al vicepresidente Cheney y a su Diputado y Senadores si vive en los EE.UU.)

Reseña de la Crónica de la Guerra Contra las Drogas: "High Society: How Substance Abuse Ravages America and What to Do About It”, de Joseph Califano (2007, Public Affairs Press, 270 págs., $26.95, edición en tapas duras)

Hay un proverbio antiguo que dice que no hay nada peor que un fumante reformado y Joe Califano es un fuerte candidato a ser la madre de todos los fumadores reformados. El ex ministro de Sanidad, Educación y Bienestar en el gobierno Carter, el cual solía fumar cuatro cajetillas en serie por día y ayudó a orquestar la primera gran campaña antitabaquista del país, ha pasado a crear el Centro Nacional contra la Adicción y el Abuso Químico (CASA, sigla en inglés), nominalmente en la Universidad de Columbia, del que durante los últimos 15 años él se ha valido como base para sermonear al país respecto de los peligros del consumo de drogas y de alcohol.

http://stopthedrugwar.org/files/joecalifano.jpg
Joe Califano un poco más joven
Para Califano, parece que no existe el consumo de drogas no nocivo. Ah, él sí admite que la mayoría de los fumadores o bebedores adolescentes no se vuelve fumante de marihuana o que la mayoría de los fumantes de marihuana no termina adicta a la heroína en una parte escondida en algún párrafo en medio de un capítulo, pero dicha admisión sucede solamente después de haber asediado al lector con una aluvión implacable de factoides que sugieren justamente lo contrario. Se recibe la impresión de que si Joe Califano hiciera lo que quiere, el mundo sería abstemio.

Lo importante para los reformadores de las políticas de drogas es que Califano articula explícitamente lo que tal vez sea el obstáculo más serio a acabar con la prohibición de las drogas: El argumento de que el consumo de drogas es inmoral porque esclaviza a los usuarios de drogas y los priva del libre arbitrio. Aunque raramente ese argumento sea articulado en los círculos de las políticas, uno entiende que está infiltrándose debajo de la superficie. ¿Cómo se puede legalizar las drogas cuando el consumo de drogas está simplemente “mal”? (Por el momento, olvide la inconstancia y la hipocresía de debatir que el fumo de marihuana está “mal”, pero que tomar cerveza no o que sólo está “mal” si se es alcohólico.)

Pero Califano merece atención también porque, pese a que esté frecuentemente equivocado, no siempre lo está. Sí, el consumo de drogas es un problema social serio. Sí, el alcohol y el tabaco matan a muchísima gente. Sí, no podemos valernos del arresto o de la prisión para solucionar el problema – con certeza. Sí, el tratamiento químico es subfinanciado, subestudiado y, con demasiada frecuencia, no pasa de un chanchullo para ganar dinero. Él se ha manifestado contra las sentencias mínimas obligatorias para delitos de drogas y ha pedido la revocación del infame dispositivo antidroga de la Ley de Enseñanza Superior [Higher Education Act].

Desdichadamente para la causa del rigor científico (y las políticas de drogas basadas en la ciencia), Califano y su califato CASA han demostrado ser más adeptos de la defensa y de la redacción de notas de prensa que de la estadística. Se sabe muy bien que Califano ha sido atrapado distorsionando datos sobre la bebida entre los jóvenes y exagerando los datos respecto del consumo de drogas en la universidad. Justo la semana pasada, él apareció en CNN advirtiendo falsamente que el abuso de medicamentos recetados podía ser más popular que la marihuana entre los niños.

Con su aluvión de factoides disfrazados de argumentación, “High Society” sufre de algunos de los mismos defectos que las demás labores de Califano y del CASA. Algunos de sus factoides son simplemente engañosos, como cuando él agrupa las costas de imponer las leyes sobre las drogas, lo que es una opción de políticas, con las costas del abuso químico o cuando él señala el rápido aumento en adolescentes admitidos al tratamiento químico por marihuana sin mencionar que la mayoría de ellos fue enviada allí por los juzgados o las escuelas como respuesta refleja a ser atrapados fumando marihuana. Algunos son simples truismos disfrazados de avances científicos. “¡Es probable que los alcohólicos abusen de otras drogas!”, exclama. Eso es más emocionante (y asustador) que observar que la gente que aprecia una droga podría apreciar otras también.

Califano usa su ataque de verdades estadísticas a medias y engaños para proponer más prevención, ampliación y mejoría del tratamiento, más represión legal (¡y seguramente no la legalización de las drogas!) y una cruzada general contra el abuso químico. Nadie va a debatir contra más prevención a las drogas – si imparte información precisa y no solamente tácticas de intimidación – ni contra más acceso a un tratamiento químico mejor – con tanto que no sea tratamiento coercitivo. Pero aunque Califano critique programas como el DARE por ser ineficaces, su propia obra sugiere una cierta susceptibilidad al impulso propagandístico. Y con certeza él es un defensor del tratamiento forzoso. Él cree que hay demasiada gente en la cárcel por drogas, pero mientras las tengamos, daría lo mismo forzarlas a pasar por el tratamiento químico, liberarlas condicionalmente de acuerdo con el modelo de la abstinencia y tirarlas nuevamente a la chirona si vuelven a consumir.

A él también le gustaría ver más arrestos por marihuana. En verdad, él señala la yihad del ex alcalde de la Ciudad de Nueva York, Rudolph Giuliani, contra los fumadores de marihuana, cuando Nueva York respondió por casi 10% de las detenciones por marihuana en todo el país, como un buen modelo.

Califano merece ser leído por los reformadores de las políticas de drogas porque él va a ser muy leído por gente bien intencionada e interesada en el abuso químico. Sus exageraciones, distorsiones e hipérbole van a tener que ser rebatidas. Como observé arriba, no siempre él está equivocado. Con todo, el CASA y él son tan perniciosos que, si usted va a leer “High Society”, le incentivo a hacerlo en la biblioteca o pedir una copia usada. Califano ha prometido entregar todos los lucros del libro al CASA y no queremos alentarlos.

Reportaje: Marihuana medicinal – Un informe de progreso

Poco más de una década después que los electores californianos aprobaron la Proposición 215 en 1996, convirtiéndolo en el primer estado a aceptar el consumo de marihuana medicinal, el movimiento sigue su difusión demorada por todo el país. Ahora, la marihuana medicinal es legal en 12 estados (con grados variantes de protección) y cerca de 50 millones de personas – o cerca de uno en cada seis estadounidenses – viven en ellos.

http://stopthedrugwar.org/files/montel.jpg
el paciente Irv Rosenfeld, aprobado por el gobierno federal, entrega su bote vacío de marihuana medicinal federal a Montel Williams, mientras los diputados Sam Farr, Maurice Hinchey y Ron Paul observan
En la Costa Pacífica, la marihuana medicinal es legal de la frontera canadiense a la mexicana (Washington, Oregón, California) y también en Alaska y Hawai. En el Oeste montañoso, a Colorado, Montana y Nevada se sumó Nuevo México en cuanto estados en que la marihuana medicinal es legal. El otro semillero regional de la marihuana medicinal es el Noreste, donde Maine, Rhode Island y Vermont permiten su consumo y sólo un veto de la gobernadora republicana Jodi Rell impidió a Connecticut unirse a esas filas este año.

Aunque pueda ser un poquito exagerado decir que hay un movimiento de pinzas con miras al centro del país, la marihuana medicinal está en marcha. Además de los 12 estados en que ella es legal, una serie de otros estados, inclusive Illinois, Minnesota, Missouri, Nueva Yérsey y Nueva York, ha presenciado progreso en las legislaturas estaduales y está acercándose de la aprobación de la marihuana medicinal. Mientras tanto, una iniciativa sobre la marihuana medicinal está poniéndose en proceso en Michigan y los activistas están observando campañas por iniciativas parecidas en un puñado de otros estados.

Pero al mismo tiempo, el gobierno federal sigue firmemente contrario a la marihuana medicinal. El Ministerio de la Justicia y la Administración de Represión a las Drogas (DEA, sigla en inglés) siguen acosando a pacientes y proveedores, especialmente en California, donde una Proposición 215 permisiva ha resultado en la escena más abierta de marihuana medicinal en el país. Aunque la DEA, que a veces trabaja con agentes tercos de las fuerzas de seguridad estadual y municipal, haya estado allanando dispensarios durante años, esta semana la agencia reveló una nueva táctica contra ellos: Mandó cartas a docenas de propietarios del área de Los Ángeles que alquilaban espacios para dispensarios, amenazándoles de confiscación civil y posible demanda criminal si siguieran alquilando para lo que la DEA considera ser organizaciones criminales del narcotráfico.

http://stopthedrugwar.org/files/asademo.jpg
manifestación del Americans for Safe Access
Igualmente, el Gabinete de Política National de Control de las Drogas (ONDCP, sigla en inglés) manda regularmente sus tropas antidisturbios para intentar derrotar las leyes e iniciativas sobre la marihuana medicinal en el ámbito estadual. La DEA, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA, sigla en inglés) y el Ministerio de Sanidad y Servicios Humanos (HHS, sigla en inglés) intentan impedir la investigación independiente sobre los consumos terapéuticos del cannabis y botar cualesquier obstáculos que puedan imaginarse en el camino de la marihuana medicinal.

Pero el gobierno federal está sufriendo la ofensiva de los defensores de la marihuana medicinal, la cual viene de diversos ángulos distintos. En el Congreso, la ley más importante acerca de la marihuana medicinal es la enmienda Hinchey-Rohrabacher, que prohibiría el uso de fondos federales para perseguir a pacientes y proveedores en estados en que ella sea legal. Se esperan audiencias y una votación en la Cámara sobre la Hinchey-Rohrabacher en una o dos semanas. Aunque la aprobación no parezca ser probable este año, los simpatizantes esperan obtener votos y acercarse cada vez más de la mayoría necesaria.

Mientras tanto, hay tres cuestionamientos legales de la línea dura federal respecto de la marihuana medicinal:

  • Auxiliado por la Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies (MAPS, sigla en inglés) y el Proyecto de Reforma de la Ley sobre las Drogas de la ACLU, el investigador de la Universidad de Massachusetts-Amherst, el Dr. Lyle Craker, interpuso una demanda contra la DEA en una tentativa de romper el monopolio gubernamental sobre la producción de marihuana medicinal para fines de pesquisa. En febrero, una jueza de derecho administrativo de la DEA decidió que la solicitud de Craker sería “de interés público”. La DEA está recurriendo de esa decisión;
  • Aparentemente actuando a partir de la idea de que la mejor defensa es un buen ataque, la organización de defensa de la marihuana medicinal Americans for Safe Access (ASA, sigla en inglés) interpuso una demanda contra el HHS y la FDA por su posición de que “la marihuana no tiene ningún valor medicinal reconocido”. Usando la Ley de Calidad de los Datos [Data Quality Act] poco conocida, la cual ordena que las agencias federales instauren políticas con base en la ciencia sensata, el ASA presentó una demanda en febrero, dos años después de hacer peticiones infructíferas en las agencias. Ayer, un juez federal escuchó los argumentos en una solicitud gubernamental de sobreseimiento del caso. Una solicitud del ASA de juicio sumario será escuchada el próximo mes;
  • Una petición de 2002 para reclasificar la marihuana como droga de Clase III, IV o V, presentada por el académico y activista pro marihuana, Jonathan Gettman, que ha estado languideciendo durante años, aguarda una respuesta del gobierno este mes. La ley federal actual considera la marihuana una droga de Clase I sin valor medicinal reconocido.

http://stopthedrugwar.org/files/ethanrusso.jpg
el Dr. Ethan Russo discursa en la conferencia de la Patients Out of Time sobre la marihuana medicinal
Claramente, el movimiento pro marihuana medicinal está intentando hacer progreso en muchos frentes y aunque los grupos dispares que lo forman puedan estar de acuerdo, no siempre concuerdan en todo. Con un movimiento que incluye grupos como el Marijuana Policy Project (MPP, sigla en inglés) y la National Organization for the Reform of Marijuana Laws (NORML, sigla en inglés), que buscan el fin de la prohibición de la marihuana de una vez, y grupos como la Drug Policy Alliance (DPA, sigla en inglés), que busca una reforma más amplia de las políticas de drogas, así como organizaciones como el ASA y la Patients Out of Time (POT, sigla en inglés), que se concentran exclusivamente en la marihuana medicinal, no es ninguna sorpresa que, aunque exista un acuerdo estratégico general, haya diferencias tácticas.

“Aunque aceptemos la estrategia de la mayoría que trabaja dentro del movimiento, o sea, cambiar la ley y proporcionar a los pacientes sus medicamentos, no siempre estamos de acuerdo con las tácticas”, dijo Al Byrne, vocero de la Patients Out of Time, que se ha concentrado en la concienciación del público y, especialmente, en la profesión médica sobre la marihuana medicinal. “Necesitamos dejar que los educadores lideren el movimiento al futuro, no cabilderos, abogados y legisladores”, argumentó. “Coger los estados uno por uno vale la pena, pero después de un tiempo se pone medio redundante. No creemos que vamos a ver cambios considerables de verdad hasta que la comunidad de la medicina reconozca la marihuana como medicamento”.

El cambio considerable puede y vendrá precisamente de abogados, cabilderos y legisladores, dijo Dan Bernath, vicedirector de comunicación del MPP. “Probablemente habrá una votación en la [enmienda] Hinchey-Rohrabacher en una o dos semanas y creemos que vamos a obtener 20 votos por lo menos”, dijo.

Pero como la enmienda había logrado 163 votos el año pasado, más un par de docenas de votos aún la dejaría lejos de los 218 necesarios para asegurar la aprobación en la Cámara. “No es probable que suceda este año”, reconoció Bernath, “pero es importante que sigamos construyendo el ímpetu para el futuro. Cuanto más seguro les parezca a los políticos, tanto más fácil es que voten a favor de ello”.

La incapacidad de aprobar la Hinchey-Rohrabacher en el Congreso hasta el momento prueba lo que quiere decir, dijo Byrne. “Esto sólo muestra la debilidad y la ineficacia de lo que están haciendo”, debatió.

Aunque la aprobación de la Hinchey-Rohrabacher no cambie las leyes federales sobre la marihuana, protegería eficazmente a los pacientes, dijo Bernath. “Si el Ministerio de Justicia pierde los fondos para perseguir la marihuana medicinal en los estados, eso sería 100% protección para los pacientes”.

Aunque apoye la Hinchey-Rohrabacher, el ASA fue rápido en señalar que la salvaguardia proporcionada por ella sólo se aplicaría a pacientes en estados en que la marihuana medicinal es legal. “Para ciertas organizaciones reformadoras y defensoras de las políticas de drogas, la enmienda Hinchey ha sido causa de convergencia para el cambio”, dijo el vocero del ASA, Kris Hermes, “pero seguramente no es lo más importante. Desdichadamente, ello protegería a los pacientes y proveedores solamente en aquellos 12 estados, pero no trata mucho de las preocupaciones de médicos, pacientes y proveedores en el resto del país”.

Hermes dijo que las demandas federales son más prometedoras para el ASA. “La decisión de la jueza de la DEA en el caso Craker seguramente contribuye con el coro creciente de apoyo a hacer más investigaciones sobre el asunto”, debatió. “Y si podemos ganar nuestro caso contra el HHS y la FDA, eso sólo aumentaría la presión sobre la posición del gobierno de que la marihuana no tiene ningún valor medicinal”.

Lograr más victorias respecto de la marihuana medicinal en el ámbito estadual no es algo redundante para el MPP. Obtener el cambio en el ámbito federal exigirá que más estados estén conformes con la marihuana medicinal, dijo Bernath. “La manera por la cual el cambio sucederá es que cuando un número suficiente de estados adopte sus propias leyes acerca de la marihuana medicinal, el gobierno federal ya no podrá más ignorarlo”.

Para ese fin, el MPP seguirá haciendo presión por la aprobación de leyes estaduales sobre la marihuana medicinal, a veces a través del proceso de iniciativas y de referendos y a veces mediante el proceso legislativo. En Illinois, Minnesota, Nuevo Hampshire y Nueva York, la legislación respecto de la marihuana medicinal logró un poco de tracción este año. “El año que viene, podemos reanudar las labores de donde paramos”, dijo Bernath.

El director ejecutivo de la DPA, Ethan Nadelmann, cuya organización está trabajando en proyectos de ley sobre la marihuana medicinal en Connecticut y Nueva Yérsey, fue rápido en añadir aquellos estados a la lista. La DPA ve más beneficios que costas en los esfuerzos legislativos que en las iniciativas, dijo. “Las campañas legislativas cuestan caro, pero no tanto como las iniciativas electorales, y tienen la ventaja de generar muchísima cobertura gratuita de los medios”, dijo. “Ya que una gran parte del esfuerzo por la marihuana medicinal se trata de concienciar el público, cuanto más audiencias se tenga y más cobertura mediática ellos generen, tanto mejor”.

Bernath también señaló el comprometimiento del MPP en una campaña de iniciativas pro marihuana medicinal en Michigan que justo se está poniendo en marcha y sugirió que puede haber más iniciativas en otros estados. “Las encuestas lucen muy bien en Arizona, Idaho y Ohío”, dijo.

“En esto el MPP y la DPA tienen filosofías ligeramente diferentes”, dijo Nadelmann. “Espero que la iniciativa de Michigan venza y sería útil que lo hiciera, pero en cuanto a la asignación de recursos, soy escéptico respecto del valor añadido de gastar todo ese dinero para lograr más un estado. Pero ésa es una decisión fundamentada”, añadió.

El director ejecutivo de la NORML, Allen St. Pierre, distinguió entre los estados que reconocían la marihuana medicinal a través del proceso de iniciativas y aquellos que la aceptaban mediante el proceso legislativo. “Las iniciativas cubrían un número más grande de partes interesadas y son más funcionales que las leyes consiguientes, que son muy estrictas en alcance, sirven a menos interesados y no han cambiado la dinámica federal de la representación de esos estados en Washington”, discutió. “Si se echa un vistazo a quienes están apoyando la Hinchey-Rohrabacher, se verá que son las delegaciones de los estados del Oeste y de las Montañas Rocosas donde el apoyo es el más fuerte – los estados en que la marihuana medicinal surgió a través del proceso de iniciativas”.

Por el otro lado, admitió St. Pierre, los estados que han legalizado la marihuana medicinal a través del proceso legislativo tienen menos problemas con las fuerzas de seguridad recalcitrantes. “En grandes partes de estados con iniciativas como California, Washington y Oregón, la policía simplemente ignora la ley”, observó. “Pero, cuando un proyecto de ley sobre la marihuana medicinal es aprobado por la legislatura, las fuerzas de seguridad son parte del proceso. La policía debe tener voz. Perdieron, pero por lo menos estaban en la mesa”.

Hace once años, ningún paciente era protegido por leyes estaduales de marihuana medicinal. Ahora, unos 50 millones lo son y eso es progreso. Pero, también significa que unos 250 millones de estadounidenses siguen sin la protección de dichas leyes y, a pesar de adelantos provisorios en el Sur y en el Medio Oeste, hoy día esas áreas siguen sin ninguna ley por el estilo. En los últimos años, se ha hecho progreso, pero a un paso dolorosamente lento. Quizá eso cambie el año que viene, ya que una serie de estados considera sancionar proyectos de ley sobre la marihuana medicinal.

Y tal vez las cosas cambien en el ámbito federal el año siguiente, especialmente si los demócratas extienden y profundizan su control del Congreso. Pero, en esta coyuntura, los únicos cambios federales probables sucederán si una de las demandas resulta victoriosa y eso quiere decir regresar a los estados e ir de asamblea en asamblea o de votación popular en votación popular infligiendo daños a la prohibición de la marihuana.

We Want Pardons: Petition to Save Bush's Legacy by Persuading Him to Pardon Thousands of Nonviolent Drug Offenders

(Please click here to send a copy of this petition in your own name to President Bush, Vice-President Cheney, and your US Representative and Senators if you live in the US.)

Don't just pardon Scooter Libby and
Thanksgiving turkeys, President Bush!

We, the undersigned, ask you to save your legacy by releasing thousands of nonviolent drug offenders from federal prison before you leave office. Short of taking such a measure, you will be doomed to go down in history as a hypocrite.

Unlike President Clinton, you cannot point to a record of mercy toward people caught in the criminal justice system. While the overall Clinton record in criminal justice was not lenient, he did commute the sentences of 63 people, most of them neither wealthy nor powerful, including 29 nonviolent drug offenders.

You, by contrast, commuted only three prisoners' sentences prior to helping Scooter Libby, one every two years. You have pardoned four times as many Thanksgiving turkeys as people you've released from prison.

Even worse, in 2003 your attorney general, John Ashcroft, issued guidelines requiring federal prosecutors to always seek the maximum possible amount of prison time for defendants, with only limited exceptions permitted.

The measure we've called for will undoubtedly be controversial, but you will have defenders from across the political spectrum. Advocates will assist your staff in finding appropriate cases -- reopening cases you've previously rejected would give the project a good head start. Clemency petitions will undoubtedly start to pour in once you put the word out. You can answer critics by saying we need to redirect our resources toward national security instead. And it will be consistent with the sympathy you've expressed in the past, based on your personal experiences, for people who have struggled with substance abuse.

In the nation that is the world's leading jailer, which incarcerates a far greater percentage of its population than any other nation yet calls itself "land of the free," the president who helps to reverse that pattern will ultimately be recognized for it. Indeed, the "tough-on-crime" laws that have led us to this situation were mainly enacted for political reasons. Please pardon or commute the sentences of thousands of nonviolent drug offenders; please rescind the aforementioned Ashcroft directive; renounce your support for the drug war (at least in its current form); and call on Congress to repeal mandatory minimum sentences and authorize downward revision of most federal sentencing guidelines.

You have a year and a half left to prove that justice is for everyone -- not just for your friends. Will you rise to the occasion? History is watching.

(Please click here to send a copy of this petition in your own name to President Bush, Vice-President Cheney, and your US Representative and Senators if you live in the US.)

Announcement: DRCNet Content Syndication Feeds Now Available for YOUR Web Site!

Posted in:

Are you a fan of DRCNet, and do you have a web site you'd like to use to spread the word more forcefully than a single link to our site can achieve? We are pleased to announce that DRCNet content syndication feeds are now available. Whether your readers' interest is in-depth reporting as in Drug War Chronicle, the ongoing commentary in our blogs, or info on specific drug war subtopics, we are now able to provide customizable code for you to paste into appropriate spots on your blog or web site to run automatically updating links to DRCNet educational content.

For example, if you're a big fan of Drug War Chronicle and you think your readers would benefit from it, you can have the latest issue's headlines, or a portion of them, automatically show up and refresh when each new issue comes out.

If your site is devoted to marijuana policy, you can run our topical archive, featuring links to every item we post to our site about marijuana -- Chronicle articles, blog posts, event listings, outside news links, more. The same for harm reduction, asset forfeiture, drug trade violence, needle exchange programs, Canada, ballot initiatives, roughly a hundred different topics we are now tracking on an ongoing basis. (Visit the Chronicle main page, right-hand column, to see the complete current list.)

If you're especially into our new Speakeasy blog section, new content coming out every day dealing with all the issues, you can run links to those posts or to subsections of the Speakeasy.

Click here to view a sample of what is available -- please note that the length, the look and other details of how it will appear on your site can be customized to match your needs and preferences.

Please also note that we will be happy to make additional permutations of our content available to you upon request (though we cannot promise immediate fulfillment of such requests as the timing will in many cases depend on the availability of our web site designer). Visit our Site Map page to see what is currently available -- any RSS feed made available there is also available as a javascript feed for your web site (along with the Chronicle feed which is not showing up yet but which you can find on the feeds page linked above). Feel free to try out our automatic feed generator, online here.

Contact us for assistance or to let us know what you are running and where. And thank you in advance for your support.

Announcement: New Format for the Reformer's Calendar

http://www.stopthedrugwar.org/files/appointmentbook.jpg
With the launch of our new web site, The Reformer's Calendar no longer appears as part of the Drug War Chronicle newsletter but is instead maintained as a section of our new web site:

The Reformer's Calendar publishes events large and small of interest to drug policy reformers around the world. Whether it's a major international conference, a demonstration bringing together people from around the region or a forum at the local college, we want to know so we can let others know, too.

But we need your help to keep the calendar current, so please make sure to contact us and don't assume that we already know about the event or that we'll hear about it from someone else, because that doesn't always happen.

We look forward to apprising you of more new features on our web site as they become available.

Announcement: DRCNet RSS Feeds Now Available

Posted in:

RSS feeds are the wave of the future -- and DRCNet now offers them! The latest Drug War Chronicle issue is now available using RSS at http://stopthedrugwar.org/chronicle/feed online.

We have many other RSS feeds available as well, following about a hundred different drug policy subtopics that we began tracking since the relaunch of our web site this summer -- indexing not only Drug War Chronicle articles but also Speakeasy blog posts, event listings, outside news links and more -- and for our daily blog postings and the different subtracks of them. Visit our Site Map page to peruse the full set.

Thank you for tuning in to DRCNet and drug policy reform!

Feedback: Do You Read Drug War Chronicle?

Posted in:

Do you read Drug War Chronicle? If so, we'd like to hear from you. DRCNet needs two things:

  1. We are in between newsletter grants, and that makes our need for donations more pressing. Drug War Chronicle is free to read but not to produce! Click here to make a donation by credit card or PayPal, or to print out a form to send in by mail.

  2. Please send quotes and reports on how you put our flow of information to work, for use in upcoming grant proposals and letters to funders or potential funders. Do you use DRCNet as a source for public speaking? For letters to the editor? Helping you talk to friends or associates about the issue? Research? For your own edification? Have you changed your mind about any aspects of drug policy since subscribing, or inspired you to get involved in the cause? Do you reprint or repost portions of our bulletins on other lists or in other newsletters? Do you have any criticisms or complaints, or suggestions? We want to hear those too. Please send your response -- one or two sentences would be fine; more is great, too -- email borden@drcnet.org or reply to a Chronicle email or use our online comment form. Please let us know if we may reprint your comments, and if so, if we may include your name or if you wish to remain anonymous. IMPORTANT: Even if you have given us this kind of feedback before, we could use your updated feedback now too -- we need to hear from you!

Again, please help us keep Drug War Chronicle alive at this important time! Click here to make a donation online, or send your check or money order to: DRCNet, P.O. Box 18402, Washington, DC 20036. Make your check payable to DRCNet Foundation to make a tax-deductible donation for Drug War Chronicle -- remember if you select one of our member premium gifts that will reduce the portion of your donation that is tax-deductible -- or make a non-deductible donation for our lobbying work -- online or check payable to Drug Reform Coordination Network, same address. We can also accept contributions of stock -- email borden@drcnet.org for the necessary info.

Appeal: A Victory is In the Works, With Your Help

Posted in:

Years of work have brought DRCNet and our allies near to an historic victory in Congress. Since 1998 DRCNet has campaigned for repeal of an infamous law, authored by drug warrior congressman Mark Souder, that delays or denies federal financial aid to would-be students because of drug convictions. Last month a committee of the US Senate approved a bill that among other things would remove the "drug question" from the federal financial aid form -- not quite full repeal, but close -- the fight is not over yet, though, and we need your donations to help us finish the job.


DRCNet's most recent work to bring this about include organizing sign-on letters under the banner of the Coalition for Higher Education Act Reform (CHEAR), including one sent to US Senators and signed by 120 organizations including many of the nation's largest advocacy groups. We founded CHEAR in 1999 -- a few months after the law was passed, but before it took effect -- and have built it up ever since -- just one part of the multi-faceted effort we've put in to bring things to this point. (Visit http://www.raiseyourvoice.com to learn more.)


 


Your donations will enable us to lobby hard the next few months to protect this victory and to push to turn it into something even bigger -- full repeal of a federal drug law, something that hasn't happened in the US since 1970. And your donations will turn this already successful campaign into a larger one taking on more "collateral consequences" of the drug war -- mobilizing the groups we've worked with already to repeal similar bans in welfare and housing and voting law, to get sentencing laws changed and more. We've been "pounding the pavement" going to the places we need to be to find the partners we need for this expanded effort, and we need your donations to pay for staff hours to continue and to put those connections to work.


 


So please make a generous donation to DRCNet today, to support this campaign, and to help us take it into the next stage. Visit http://stopthedrugwar.org/donate to make a donation online, or send your check or money order to: DRCNet, P.O. Box 18402, Washington, DC 20036. Donations to Drug Reform Coordination Network to support our lobbying work are not tax-deductible. Tax-deductible donations to support our educational work can be made payable to DRCNet Foundation, same address. We can also accept contributions of stock -- email borden@drcnet.org for the necessary info. Thank you in advance for your support.


 


Sincerely,


 



David Borden, Executive Director


P.O. Box 18402


Washington, DC 20036


http://stopthedrugwar.org


 



 


 


 


 


 


 


2002 press conference DRCNet organized for CHEAR, with ten members of Congress participating.

Job Opportunities: Marijuana Policy Project, Washington

The Director of Federal Policies must be an outstanding and hands-on manager, have strong political instincts and solid political or government relations experience, and be able to persuasively promote MPP's policy goals.

The overarching goal of the position is to pass medical marijuana legislation in the US Congress, while preventing bad bills from being enacted. Specifically, the Director of Federal Policies' responsibilities are as follows:

  • Overseeing and effectively managing MPP's direct lobbying efforts in Congress, which includes managing the Director of Government Relations, who is MPP's primary congressional lobbyist; and advising the Executive Director on legislative strategy, including tactics for moving bills forward and fighting bad bills.
  • Overseeing the work of two or more MPP grantees who are working to build intra-district coalitions to pressure targeted US House members to vote for MPP's medical marijuana legislation on the House floor.
  • Overseeing and effectively managing MPP's New Hampshire Campaign Manager, who is working to get all Democratic and Republican presidential candidates to take public, positive positions on medical marijuana access.
  • Building relationships with "grasstops" figures among MPP's supporter base, and facilitating contacts between these grasstops and members of Congress.
  • Managing MPP's "War on Drug Czar" campaign, which includes coordinating legal efforts against the White House drug czar's meddling in local- and state-level marijuana policy reform efforts.

Additionally, the Director of Federal Policies manages the workload for the four-person department (which also includes one full-time intern in addition to the employees mentioned above), writes content for MPP's web sites relating to federal legislation, and writes sample letters for e-mail subscribers to send to their members of Congress.

The Director of Federal Policies reports to the Executive Director.

In addition to a competitive salary, the position includes full health insurance and an optional retirement package.

The Web Developer position requires the ability to perform exceptionally in a fast-paced, high-pressure campaign environment -- and is an excellent opportunity for someone who is meticulous and hard-working to become immersed in the technology aspect of a successful and good-sized nonprofit advocacy organization.

The Web Developer's primary responsibility is to maintain MPP's presence on the web. This includes, but is not limited to planning, implementing, and maintaining MPP web sites (including setting up the sites on a server, working with MPP staff to design the front-end interface (including graphics and interactive elements), and integrating the sites with MPP's content management systems); general web site maintenance for mpp.org and all other MPP-related sites (using XHTML and CSS standards-compliant technology); researching, recommending, and implementing cutting-edge Web technologies to help MPP achieve its goals; monitoring and regularly reporting on Web activity for all MPP web sites to the Director of IT, Chief of Staff, and Executive Director; carrying out ad hoc projects as assigned in order to relieve department-wide workload; and occasionally providing back-up help-desk support for MPP's staff when other IT staffers are unavailable.

MPP is a heavily Apple-based organization, so extensive experience with Mac OS X and Mac OS X Server is a huge plus. Ideally, the candidate will be comfortable working with and supporting Mac OS X systems, servers and applications.

Familiarity with and experience developing web sites and applications using JavaScript (W3C DOM, not specific to any browser), PHP, Perl, Python, and other Web-enabled scripting and programming languages are a plus; candidates who can demonstrate skills in this area are strongly desired.

The salary of the Web Developer is $40,000 to $50,000, depending on experience. Health insurance and an optional retirement package are included.

The Web Developer reports to MPP's Director of Information Technology, who in turn reports to MPP's Executive Director.

To apply, visit http://www.mpp.org/jobs/process.html and follow the instructions there. Interviews are being conducted on a rolling basis, so interested individuals are encouraged to apply as soon as possible.

With more than 21,000 members and 100,000 e-mail subscribers nationwide, MPP is the largest marijuana policy reform organization in the United States. MPP works to minimize the harm associated with marijuana -- both the consumption of marijuana and the laws that are intended to prohibit its use -- and believes that the greatest harm associated with marijuana is imprisonment. MPP has 23 staffers in its DC office, three staffers in California, five in Minneapolis, and one in New Hampshire.

Drug War Issues

Criminal JusticeAsset Forfeiture, Collateral Sanctions (College Aid, Drug Taxes, Housing, Welfare), Court Rulings, Drug Courts, Due Process, Felony Disenfranchisement, Incarceration, Policing (2011 Drug War Killings, 2012 Drug War Killings, 2013 Drug War Killings, 2014 Drug War Killings, 2015 Drug War Killings, 2016 Drug War Killings, Arrests, Eradication, Informants, Interdiction, Lowest Priority Policies, Police Corruption, Police Raids, Profiling, Search and Seizure, SWAT/Paramilitarization, Task Forces, Undercover Work), Probation or Parole, Prosecution, Reentry/Rehabilitation, Sentencing (Alternatives to Incarceration, Clemency and Pardon, Crack/Powder Cocaine Disparity, Death Penalty, Decriminalization, Defelonization, Drug Free Zones, Mandatory Minimums, Rockefeller Drug Laws, Sentencing Guidelines)CultureArt, Celebrities, Counter-Culture, Music, Poetry/Literature, Television, TheaterDrug UseParaphernalia, ViolenceIntersecting IssuesCollateral Sanctions (College Aid, Drug Taxes, Housing, Welfare), Violence, Border, Budgets/Taxes/Economics, Business, Civil Rights, Driving, Economics, Education (College Aid), Employment, Environment, Families, Free Speech, Gun Policy, Human Rights, Immigration, Militarization, Money Laundering, Pregnancy, Privacy (Search and Seizure, Drug Testing), Race, Religion, Science, Sports, Women's IssuesMarijuana PolicyGateway Theory, Hemp, Marijuana -- Personal Use, Marijuana Industry, Medical MarijuanaMedicineMedical Marijuana, Science of Drugs, Under-treatment of PainPublic HealthAddiction, Addiction Treatment (Science of Drugs), Drug Education, Drug Prevention, Drug-Related AIDS/HIV or Hepatitis C, Harm Reduction (Methadone & Other Opiate Maintenance, Needle Exchange, Overdose Prevention, Safe Injection Sites)Source and Transit CountriesAndean Drug War, Coca, Hashish, Mexican Drug War, Opium ProductionSpecific DrugsAlcohol, Ayahuasca, Cocaine (Crack Cocaine), Ecstasy, Heroin, Ibogaine, ketamine, Khat, Kratom, Marijuana (Gateway Theory, Marijuana -- Personal Use, Medical Marijuana, Hashish), Methamphetamine, New Synthetic Drugs (Synthetic Cannabinoids, Synthetic Stimulants), Nicotine, Prescription Opiates (Fentanyl, Oxycontin), Psychedelics (LSD, Mescaline, Peyote, Salvia Divinorum)YouthGrade School, Post-Secondary School, Raves, Secondary School